vie. Sep 20th, 2019

Dembélé, cinco semanas de baja

Cambia una buena por una mala Dembélé. Poco después de que el Barcelona pagara 105 millones, más 40 en variables, por su pase al Borussia Dortmund, el francés se rompió el tendón del bíceps femoral. Era la primera lesión muscular de su carrera. “No ha tenido nunca problemas musculares. Quizás no tiene la experiencia para entender las molestias. Ahora hay que armarse de paciencia, trabajar en solitario y ver la evolución poco a poco. Se lesiona en un taconazo, que es un gesto muy agresivo. Puede ocurrir. Quizás un jugador más veterano no lo hubiera realizado”, analizó, en su momento, Ernesto Valverde. Dembélé se operó en Finlandia y cuando regresó a la dinámica del primer equipo, después de 105 días, ya tenía competencia en el puesto: la secretaria técnica había fichado a Coutinho.

 

Ni tuvo tiempo de empezar a competir por un lugar en el once. Después de 15 días de recibir el alta, se volvió a lesionar, otra vez un problema muscular. «No he hablado con Dembélé. Viendo el partido no pensaba que tenía una rotura o así. Cuando un jugador tiene una lesión tan larga, no es volver a jugar y ya está”, explicó Valverde. En el club, entonces, se comenzaron a preocupar por la situación de Dembélé. El francés necesitaba más atención y modificar sus hábitos y alimentación. Su primera temporada en el club la cerró con una planilla de 23 partidos y cuatro goles.

La temporada pasada también arrancó sin problemas físicos para Dembélé. Sin embargo, el entrenador, sus compañeros y desde la secretaria técnica tuvieron que llamarle la atención en reiteradas oportunidades por problemas de conducta. Ya estaban advertidos. “Es talento puro, pero tened cuidado con Dembélé”, les había dicho Marc Bartra. No era un consejo ni un consejero cualquiera. Bartra conocía bien al francés de su paso por el Dortmund. Después de una charla con su madre, el extremo prometió cambiar. Entonces, volvieron las lesiones. Tres después de las navidades: esguince de tobillo (18 días), rotura muscular en el bíceps femoral del muslo izquierdo (26) y lesión muscular en los isquiotibiales de la pierna derecha (42). Su planilla en la campaña 2018-2019 dejó un saldo de 42 partidos y 14 goles.

Este verano, Dembélé, de 22 años, llegó dispuesto a cambiar su suerte. Apareció antes de lo estipulado en la Ciudad Deportiva. “Ousmane se quiere quedar en el Barça porque quiere triunfar aquí. Ese es su sueño”, argumentaban desde su entorno. Pero en el primer partido de la temporada, el francés se lesionó. No cambió su suerte ni tampoco su actitud. El sábado, cuando lo estaban esperando en la Ciudad Deportiva, su valedor, Abidal, dijo que hablaría con él para que se presente. No lo pudo contactar. Un nuevo despropósito de Dembélé. Una nueva lesión.

Deja un comentario